Páginas vistas en total

miércoles, 29 de junio de 2011

El génesis

El TC Zonal es la categoría de mayor vigencia en el Norte de la Provincia de Buenos Aires, son chasis libres, con techo y con motores hasta 4 litros de cilindrada, Chevrolet, Dodge, Torino y Ford, surgida originalmente bajo el nombre de TC del 40 hasta el año 1977, al cambiar el reglamento y poder usar motores “modernos”, se cambia la nomenclatura por TC Zonal, debido a que hasta el año 1977, los “fierros” que se podían utilizar, no se conseguían, y ya no había desarmaderos en la zona y allende a ella que no se recorría para conseguir “repuestos”.

Largada en una final TC del 40, año 1973

Un poco de Historia
Para entender el fenómeno del automovilismo zonal, hay que remontarse a 1970, donde el Tradicional Turismo Carretera debió afrontar esa temporada con dos clases, la “A”, con autos convencionales, Coupes Chevys, Ford Falcon, Dodge, Valiant, Torino y, hasta se mezclaron los Peugeot, 504, las cupés Fiat 125, y con limitaciones en la preparación, y la clase “B” con preparación más libre, eran por aquel entonces verdaderos prototipos, en esa clase pudieron convivir algún tiempo más las tradicionales “cupecitas” .
Con el aumento de velocidad, el TC se fue encerrando poco a poco en los autódromos. En 1970, la llamada Fórmula B sólo tenía lugar en los circuitos cerrados, mientras que la A competía en las rutas.

Fue una época de cambios reglamentarios y de conflictos institucionales, ante lo expuesto, a partir de 1971, año que iba a ser campeón Ruben Luis Di Palma, el TC volvió a estar unificado, tanto aquellos prototipos, que iban a competir un par de años más en la incipiente y costosísima categoría Sport Prototipos hasta la disolución de la misma, y las legendarias cupecitas, tuvieron como destino final engalanar los desarmaderos.
En ese contexto, un grupo de entusiastas “tuercas” de la Zona Oeste del conurbano bonaerense, tuvo la magnífica idea de crear el TC del Oeste y algo similar ocurrió en el sur de la provincia de Buenos Aires con la irrupción de la Fuerza Libre-Mar & Sierras, que les dio cabida a las cupecitas que habían hecho historia en el Automovilismo Argentino, nuevamente los nostálgicos pudieron ver en acción una vez más al “cuadrado” del Tola Peduzzi, la “Negrita” de Rubén Roux en el TC del Oeste, el “tractor” de Eduardo Casá, y la “coloradita” de Bordeu en manos de Mariano Calamante(h) en el TC Mar & Sierras. He aquí, sin lugar a dudas, el verdadero “Big Bang”, o para que se entienda mejor, la gran explosión del Automovilismo Zonal, en pocos años irrumpieron TC regionales por donde se le ocurra, con distintas variables reglamentarias, pero con un mismo espíritu, a saber: TC Bonaerense( arrancó en el año 1973 con la clase "A" que fue una división del TC del Oeste ya que las cupés del antiguo Turismo Carretera no querían participar contra los primeros autos caseros para pista, los llamados " Calvo", "Soprana", "Conelci", "Sacelli-Ferrari" , por desventaja técnica), TC del Sudoeste, TC Regional, TC del Litoral, TC Cuyano, TC del NOA, TC del 27, etc etc, hasta llegar a nuestro TC del 40, surgido en la zona de Pergamino – Acevedo, y el Sur Santafesino, ahí fue sembrada la semilla de lo que hoy conocemos como TC Zonal, con el reconocimiento a las consabidas “Cafeteras” que ya venían dando que hablar en todo el país, entre picadas y las míticas 24 horas de Santa Teresa.

El “Cuadrado” de Ricardo “Tola” Peduzzi, ingresando a la recta principal del “Federico Máximo Ponti” de San Andrés de Giles, Año 1973

Y la historia de TC del 40, nuestra historia, comenzó en 1970, campeonato logrado por Luna, con un Ford de Acevedo, los años 71-72 fueron para el binomio pergaminense “Julio Jackeline –Armando Tesore”, 1973-1974 fueron los años para Capitán Sarmiento, en el 73 se consagraba el flaco Jorge Bianchi y al año siguiente Jorge “El Chino” Carrasco.
El “flaco” Jorge Bianchi,26 de Agosto de 1973, recta principal, circuito “Los 14” de Capitán Sarmiento.

Ya en el año 1975, el TC del 40, ya afianzada como la categoría mas popular del norte de la Provincia de Buenos Aires, sumaba participantes, espectadores, potenciada por los espectáculos brindados tanto dentro como fuera de la pista. Ese año el Campeón iba a ser Hugo Rosendo Masiá con un Chevrolet, propiedad de Jorge Ever Aguirre, el popular “Cabezón” , quién iba a ser una figura vital dentro del TC Zonal, por el esfuerzo que aportó hasta con tres autos en pista, y luego “reconquistando” la Federación para nuestra zona, lo que se conoce hoy como Fede.Nor, que lo tuvo como primer presidente allá por 1990.
Largada de una final año 75, el "Chino" Jorge Carrasco, Enzo H Segase por el centro, Hugo Rosendo Masiá por afuera

Volviendo a 1975, nacía una hegemonía de campeones de Arrecifes y Salto, qie se iba a extender por 18 años, y, que iría a ser quebrada recién, por el campeonato obtenido por Luis Signifredi en el año 1993, esa rivalidad, claro está no quedaba circunscripta solamente a los circuitos de tierra compactada, sino mas allá del mismo, época en que nadie se quedó sin ligar algo, desde dirigentes, pasando por mecánicos, pilotos y algún espectador desprevenido. Pero, sigamos con nuestro camino hacia el TC Zonal, 1976 iba a ser el año del veloz y aguerrido Enzo Hugo Segade, quién involuntariamente se iba a convertir en el único mártir en pista que tiene el TC Zonal, cuatro años más tarde.
El último campeón del TC del 40, en 1977, iba a ser Angel Bianchini, el “angel volador” de nuestras tierras, para una gran mayoría el mejor piloto de todos los tiempos zonales, con un Chevrolet, propiedad de Jorge Aguirre.
En aquel entonces ya era una tarea ciclópea conseguir repuestos para los vetustos motores, fue entonces cuando la Federación 2 de Automovilismo Deportivo, ente que fiscalizó las competencias hasta el año 1989, decidió cambiar el reglamento, pudiendo utilizar, a partir de aquel momento, motores de “nueva generación” (Chevrolet, Falcon, Tornado, Dodge), junto con el cambio de motores, vino el cambio de nomenclatura de la categoría, 1978 iba a ser el nacimiento del TC Zonal.

Rosario 2006

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada